El paisaje se construye desde adentro.

Aline Petterson

lunes, 29 de julio de 2013

Es tan largo el olvido

Neruda es de esos poetas que por alguna razón no había leído salvo sus "veinte poemas de amor". Afortunadamente tengo la oportunidad de hacerlo (una vez más), entonces es cuando dices "siempre hay algo más por descubrir"; aquí unos fragmentos de las memorias de este poeta de la intemperie:

"La timidez es una condición extraña del alma, una categoría, una dimensión que se abre hacia la soledad."

"...la locura, cierta locura, anda muchas veces del brazo con la poesía."

"- Señores míos; yo no me caso con estos cueros -"

"Lo más parecido a la poesía es un pan o un plato de cerámica, o una madera tiernamente labrada, aunque sea por torpes manos."

"Me pareció que la vida me hacía una advertencia y me enseñaba para siempre una lección: la lección del honor escondido, de la fraternidad que no conocemos, de la belleza que florece en la oscuridad."

miércoles, 17 de julio de 2013

ENTRE MI PIEL Y UN MACULÍ

ENTRE MI PIEL Y UN MACULÍ

En ciertos meses,
hay senderos que guardan rastros de lagartijas,
hojas y algún canto extraviado.
Sobre ellos, un manto rosa
cubriendo la ciudad,
en este domingo solitario;
de calor y sudor revelando grietas.
Savia desterrada de las entrañas del árbol,
raíz sacrílega sin nombre.
Flor decidua que besa el puerto,
mientras la brisa sorprende esta piel sin flores,
ni mariposas.

martes, 9 de julio de 2013

Voz ausente


Cuando escuché su voz, a lado de Tom Jobim, me enamoré del bossanova. Un día leí este poema, del cual extraje un fragmento para un poemario al cual titulé Voz ausente.

Ausencia

Dejaré que muera en mí el deseo
de amar tus ojos dulces,
porque nada te podré dar sino la pena
de verme eternamente exhausto.
No obstante, tu presencia es algo
como la luz y la vida.
Siento que en mi gesto está tu gesto
y en mi voz tu voz.
No quiero tenerte porque en mi ser
todo estará terminado.
Sólo quiero que surjas en mí
como la fe en los desesperados,
para que yo pueda llevar una gota de rocío
en esta tierra maldita
que se quedó en mi carne
como un estigma del pasado.
Me quedaré... tu te irás,
apoyarás tu rostro en otro rostro,
tus dedos enlazarán otros dedos
y  te desplegarás en la madrugada,
pero no sabrás que fui yo quien te logró,
porque yo fui el amigo más íntimo de la noche,
porque apoyé mi rostro en el rostro de la noche
y escuché tus palabras amorosas,
porque mis dedos enlazaron los dedos
en la niebla suspendidos en el espacio
y acerqué a mí la misteriosa esencia
de tu abandono desordenado.
Me quedaré solo como los veleros
en los puertos silenciosos.
Pero te poseeré más que nadie
porque podré irme
y todos los lamentos del mar,
del viento, del cielo, de las aves,
de las estrellas, serán tu voz presente,
tu voz ausente, tu voz sosegada.


Versión de Mariano Ramos

domingo, 7 de julio de 2013

Madrugada

Las bocas buscaron a tientas
          las palabras.
Una frase deshabitada,
una verdad disfrazada.

Al amanecer
todo volvió a ser silencio.

martes, 2 de julio de 2013

Pale moon



Es mañana, trasladándonos de casa a la escuela de Andrea, luego al trabajo. En la radio una guitarra española, tal vez Paco de Lucía. Escribo desde mi celular, observando la ciudad desde el asiento del copiloto, la gente que recien despierta, rostros desconocidos bellos, imperfectos. Ojala tuviera siempre palabras bonitas en mi mente, eliminar todas las palabras negativas como si tuviera un botón de "delete", no es así de sencillo y es cuando escribir cobra ese sentido de necesidad. Cuando el palabrerío es más bien un vómito, porque el cuerpo esta ya exhausto.

El silencio no siempre lo es todo. Aunque a través de el podemos admirar la belleza: la verdadera, esa que surge desde la imperfección. La belleza que surge incluso desde la nada. Del vacío mismo.

Me gusta el silencio, demasiado, lo confieso, pero como decía, no lo es todo y aprender a expresarse con claridad ha sido un proceso difícil, lleno de malentendidos y desencuentros. Aun así, sigo intentándolo para quien algún día este dispuesto a escuchar.

Aquí la canción del verano...