El paisaje se construye desde adentro.

Aline Petterson

viernes, 20 de septiembre de 2013

ÉL



Ella está hecha a semejanza de las cosas que amo”
Eduardo Langagne

Hablaba del cerrojo y de la llave que no apareció.
Dos bocas sumergidas en el silencio,
Su mano; cuenco eterno.
Su mirada; promesa de verdad.
Una canción triste contenía su nombre.
A la medianoche deslicé mi dedo por su labio inferior,
Mientras, una a una, fueron cayendo las letras.
Solo quedaron las ojeras,
La noche había perdido su forma.
Desperté al amanecer con la poesía en los labios

Y ningún te amo guardado.

4 comentarios:

  1. Mejor despertar al amanecer con la poesía en los labios y ningún te amo guardado...

    El amor no se puede guardar, pero siempre renace al aliento de unos labios que rezuman poesía.

    Es hermoso tu poema, Karol :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad no, ni aún callándolo se puede, quizá por que es algo que surge de nosotros para ser liberado...Gracias Ximo, Abrazo!

      Eliminar
  2. Quizá porque la poesía -dicen- nace de la carencia, la poesía nacida de los "amores-no guardados" suele ser la mejor.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pudiera ser...aunque viéndolo desde otro punto me parece que la poesía nace más bien de la abundancia; a veces de soledad, a veces de amor...Nace de toda emoción que necesite ser expresada, bueno es algo que se me ocurre...Gracias por pasar Marichuy, abrazo!

      Eliminar