El paisaje se construye desde adentro.

Aline Petterson

miércoles, 17 de julio de 2013

ENTRE MI PIEL Y UN MACULÍ

ENTRE MI PIEL Y UN MACULÍ

En ciertos meses,
hay senderos que guardan rastros de lagartijas,
hojas y algún canto extraviado.
Sobre ellos, un manto rosa
cubriendo la ciudad,
en este domingo solitario;
de calor y sudor revelando grietas.
Savia desterrada de las entrañas del árbol,
raíz sacrílega sin nombre.
Flor decidua que besa el puerto,
mientras la brisa sorprende esta piel sin flores,
ni mariposas.

1 comentario:

  1. Qué bella imagen, un verano húmedo y melamcólico. Algo así se siente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar