El paisaje se construye desde adentro.

Aline Petterson

viernes, 28 de enero de 2011

Lo mejor aún está por llegar

Explicar los sentimientos, a veces es una pérdida de tiempo. De pronto llegan días en qué prefieres no pensar en lo que sientes, sino simplemente dejarte llevar y sentir.

Hoy me levante con ganas de sentirme enamorada, invente el amor tan intensamente como pude. Y volví a soñar. Fui feliz. Alguien me dijo: estas dividida entre la razón y los sentimientos y tienes que elegir. No hay punto medio. Quizá fueron esas palabras o quizá es que recordé quien soy y que sigo creyendo en el verbo más bello.

Ojala todos los días fueran así.

No apta para cardíacos

Confieso que no me faltaron los arrebatos,
esos de madrugadas en camas extrañas,
ni me sobrarán los silencios que se van acumulando
como el polvo en la ventana.

Suelo abrir los ojos al amanecer,
aún sin haber dormido y no los cierro al ocaso;
también tiemblo ante lo incierto
y aun así no evito aventarme,
como caída libre a mar abierto.

Si me preguntas qué me gusta más,
te diré que un café, un orgasmo
un atardecer, un viaje sin planificar
y la sonrisa de mi hija.

Hay mañanas que no soporto la luz del día
y hay noches que quisiera volverme brisa.
Soy inconsistente, inofensiva, imprecisa.
Y como la montaña rusa
derivo entre el ras del suelo y la cima.
Si aun así te animas, de antemano
te aviso que no se vale bajar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario